Noticias

Demasiadas sanciones disciplinarias pueden interpretarse como persecución laboral.

Sep 15, 2015 Francisco Derosa

 

En una causa donde el empleado se dio por despedido en razón de las múltiples sanciones impuestas por la empleadora en un breve período de tiempo, la Cámara Nacional del Trabajo en la causa “Ramírez, Ángel Roberto c/ INC S.A. s/ despido” del 27/05/2015 (Sala V) sostuvo que “la magistrada de grado analizó las diversas causales invocadas y consideró que estaba acreditada una actitud persecutoria por parte de personal de la firma demandada que generó la aplicación de numerosas suspensiones en un lapso relativamente breve, no habiendo el principal revisado las decisiones frente a los reclamos del actor que surgen del intercambio epistolar. Aclaró que el accionante había impugnado las medidas disciplinarias en forma oportuna, solicitando su revisión y que la accionada no probó en autos las faltas endilgadas. Ello así, consideró que la aplicación de esas medidas disciplinarias derivadas de la actitud persecutoria del superior, resultaron agraviantes para el trabajador y, por lo tanto, un ejercicio abusivo del poder de dirección por lo que consideró justificado el despido indirecto dispuesto por el trabajador.”